sábado, 31 de diciembre de 2016

Seguiré

Cuarto de hora,
marcado,
año que va, instante que llega
pasado presente de futuro
Silencio, escucho.

Pérdidas, sombras que fueron.
Dichas, luces surgieron.
Todo fue, allá
en ese instante,
Nostalgia, siento.

Regalé, olvidé,
en este fugaz aliento,
mil vidas así viviera,
así hiciera.
Sonrío, vivo


Adiós,
...seguiré viviendo...




lunes, 21 de diciembre de 2015

Hace tanto

Hace tanto.

Viento enloquecido.
Lacerante,
traspasas mi alma.
Hace tanto.
No Recuerdo.

Vértigo desconocido.
Frío,
moras mi alma, 
Hace tanto.
No Siento.

Miedo tejido.
Tirano, 
silencias mi alma.
Hace tanto.
No Respiro.

Y sigo llorando, 
y sigo extrañando.
No sólo a ti,
que también, 
a mi.

Sobre todo a mi.

Hace tanto.


martes, 5 de agosto de 2014

Vive

Del plañido, preludio desacompasado de un tacto helado
Del pesar, destello afligido de una mirada vacía
Del yerro, tintineo postrero de un sonido marchito

Huye!!

En el sol, tacto de una caricia arrullada
En el agua, mirada de una dicha reflejada
En el viento, sonido de un alma arrebolada

Vive!!

 



martes, 24 de diciembre de 2013

Entre suspiro y suspiro

Cuando regresar significa, nuevamente, perderse.
Veinte días, y sus tiempos.

Soñados, anhelados, no buscados, encontrados.

Desde la lejanía, inmensa, no de allí, contaba el tiempo.

Ahora cuento, que no sea tarde.
No el pasado, el hallado.

Si supieras,
quisiera decir tanto, decir cuanto.

Más me enredaré, en mis palabras, extrañando.
Ahora.

Despacio, me perderé, tras mis pasos.
Aquí.

Quizá, mañana, una suave brisa habrá pasado.
Recuerda sí, así.

Y, sin embargo, no quiero. 
Aún no.

Ahora no.

Dejé de buscar, y encontré.

Entre suspiro y suspiro, quiero retener el tiempo.
El hallado.




domingo, 15 de diciembre de 2013

No Te Rindas

Parece difícil. Parece.

Dejar volar la mano, aquella que controla pensamientos. 
Que fluyen mas allá del aire exhalado.
Escapándose por las aristas de la vida.

No controlar, ni pasado ni futuro, quizá ni presente. 
Solo ahora, el instante. Ni si quiera.

Y sin mas, descubrir, estás cerca. 
De aquello que anhelas.

Siempre buscando, ..estar, ..ser.
Persiguiendo, más siéntelo a tu lado.

Compañero de viaje, que solo pesa tanto como quieras.

No hay prisa, no la hay, de veras. Solo, No Te Rindas



"No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero".
Mario Benedetti
No te rindas
 
Especialmente para 
"Umunt, nigmuntu, nagamuntu"
Ayni

domingo, 14 de abril de 2013

Tiempo

No toda distancia es ausencia, ni todo silencio olvido.

Si, es mi frase.
No, no pensé cuanta presencia tendría en mi vida.

La vida es así,
tiempo que diría Sampedro, 
distancia que añadiría yo.

No hay distancia sin tiempo, 
pero no hay tiempo sin distancia.

Es un transcurrir, esta vida, este mundo, este tiempo.

Su permanencia está en nuestra memoria. Su celebración en nuestro sentir. Su acción en nuestros pasos.


Desde el Pacífico, cuando el tiempo del primer regreso se acerca, mas su paso se ralentiza, por su rutina que no por su hacer, me doy cuenta como se escurre por mi vida. 

No, no es pérdida, es saber que no lo poseo.
Si, si es vida, sin pensar si mejor o peor. 

Sentir.


domingo, 3 de febrero de 2013

Apego social



Voltaire publicó, allá por 1763, “Tratado sobre la tolerancia”. 

Si bien es cierto que su tesis gira y se desarrolla sobre el problema de la tolerancia en el ámbito de las religiones partiendo del proceso de Jean Calas, protestante ajusticiado por el supuesto homicidio de uno de sus hijos, quien supuestamente quería convertirse al catolicismo, podemos trasladar su conclusión a cualquier otro ámbito de la vida.

La conducta tolerante que admite formas de obrar y pensar distintas a las propias aceptando a las de los demás”.

Este “principio de tolerancia” fundamenta, en parte, conceptos como “relatividad”, “relativismo”….

 
Conceptos y modos ciertamente adecuados pero que en ocasiones son malinterpretados o llevados, en su aplicación, al extremo.

Existe un dicho “Allí donde fueres haz lo que vieres”. Usos y costumbres.

Pero ¿qué pasa si lo que ves es repulsivo, desagradable, terrible,…, es decir, inaceptable?

Actualmente hay sociedades que sus normas permiten el maltrato sistemático a ciertos grupos de las mismas.
 
Sociedades de castas, por ejemplo la India donde, y según, su Constitución está prohibido todo sistema de clasificación de la sociedad en "castas". Sin embargo esta práctica cultural tan arraigada en dicha sociedad no ha sido posible borrar con todo lo que ello conlleva.

Sociedades que permiten la mutilación genital de las mujeres o que niegan sistemáticamente la educación y otros derechos a las mujeres y niñas.

Sociedades donde no hay libertad de expresión política o donde se tratan a los criminales de forma aberrante, desde el punto de vista de la dignidad e integridad de la persona.
 
Sociedades donde las diferencias de religión o idioma significan diferentes estatus legal y/o civil.

Así que si estas sociedades hacen lo referido, son sus “usos y costumbres”, y basándonos en el principio de tolerancia, deberíamos pensar, y se piensa, que lo hecho está bien y que no debemos entrometernos.

Sin embargo a algunas personas les domina cierta intranquilidad en su ánimo y piensan que esos hechos, citados como ejemplo y entre otros, no deberían suceder y que no deberían quedarse tranquilamente "verlos pasar por su lado".

Pienso que si nuestros ideales se quedan en eso, “en verlos pasar” y “serán sus usos y costumbres”, entonces, desde mi punto de vista, no tendremos más que ideales deformados y soluciones fallidas al problema de qué “valores universales”, si es que los hay, deberíamos promover en la especie humana, se configure ésta en grandes o pequeñas sociedades.

Durkheim decía que la sociedad era algo que estaba fuera y dentro del hombre al mismo tiempo debido a que éste adoptaba e interiorizaba los valores y la moral de la sociedad donde vivía y convivía.

Consecuencia de ello es que algunos, probablemente los menos, puedan revelarse frente a ciertos parámetros o límites de la misma con los que no están de acuerdo, generándose, entonces, conflictos internos.

From decía que lo que más teme el ser humano es “la soledad moral” y por eso desde su libertad no hacía más que entablar “relaciones” para sentir la pertenencia.

Pertenencia [vínculo] que en algunos casos impide cuestionarnos a nosotros mismos y a nuestros valores adquiridos.

Nos apegamos [vinculamos] a las cosas, a los ideales, a las creencias, a los valores, a nuestras culturas, a nuestras sociedades y grupos.
 
Creemos que poseemos, lo absoluto, lo relativo, lo que "es" o "no es", lo que "debe ser" o "no debe ser"...., cuando ciertamente ni nuestra vida física poseemos.

En realidad Voltaire hablaba del fanatismo, ¿o sobre el "apego social"?